DATOS DE CONTACTO

Mi foto
Cel:(0221) 15-5010857 La Plata, Centro.

martes, 13 de mayo de 2014

Estimulación y aprendizaje





Un niño adecuadamente estimulado es un  niño feliz y posteriormente podrá ser un adulto feliz.
La mirada, el contacto físico y los cuidados corporales constituyen un estímulo indispensable. Si la atención de los bebes prematuros cambio en las últimas décadas, elevando  de manera drástica sus posibilidades de supervivencia, fue gracias al descubrimiento de la importancia de ese contacto estrecho con el recién nacido.

Una enfermera se percato de ese hallazgo. En la sala en la que ella trabajaba, los prematuros tenían muchas mas posibilidades de sobrevivir, la razón era su dedicación personal a esos niños que habían abandonado de manera abrupta el vientre materno.
La falta de conocimiento sobre lo determinante del afecto en la posibilidad de sobrevivir de un niño hacía que los pequeños fueran asistidos sólo desde el punto de vista médico; el afecto de esta enfermera que los ponía sobre su pecho, los miraba, y les hablaba  lograba el éxito.

La mirada de los padres es el primer espejo del niño, en esa mirada reconocerá lo que significa para ellos, la medida en que ha sido esperado y deseado. Cuanto amor genera.

La caricia, alimentación y cuidados son ritos insustituibles. Paradójicamente para que un niño pueda alcanzar una independencia plena hay que establecer un contacto muy estrecho e intimo con él.

Mas tarde estimularlo para dar sus primeros pasos será una forma de generar autoconfianza en sus posibilidades. En esta etapa como en todas las siguientes existen palabras y gestos “llave” que son excelentes generadores de la confianza en sí mismos. Un guiño cómplice cuando el chico tiene que atravesar una situación difícil, una palmada en la espalda o un gesto, una  palabra de aprobación cuando obtuvo un buen resultado en un examen son pequeños estímulos que logran grandes resultados. Que nuestros hijos logren separarse exitosamente de nosotros supone que antes hubo una larga etapa de estrecho acercamiento.

En el jardín maternal, o de infantes, los niños comienzan a dar sus primeros pasitos de salida al mundo. En esta etapa la estimulación adecuada gira en torno a ayudarlo a  ampliar sus relaciones sociales, y aquí, contrariamente a lo que suponen muchos padres los límites claros juegan un rol importantísimo, y representan un acto de amor y estimulación. Los niños que crecen sin límites se sienten muy vulnerables, están más solos y desguarnecidos al enfrentar la vida social.

El ejemplo y los límites valen más no sólo que mil palabras ¡Sino que mil discursos!. Resulta inoperante que a un niño se le restrinja la tv. Cuando sus padres son tele adictos, o que se hable de compartir juguetes cuando los padres ¡tienen dificultades para compartir en otros ámbitos de la vida!. Es muy importante poder detectar o reconocer nuestras propias dificultades como adultos, para poder trabajar en ellas y ayudar no solo a nuestros hijos sino también a nosotros mismos.

En conclusión, la estimulación y el aprendizaje van siempre de la mano. Una estimulación adecuada contribuye a procesos de aprendizajes sanos y armoniosos. El poder estimular y acompañar a nuestros hijos en su crecimiento, “haciéndoles sentir nuestra presencia como un faro que no lo dejara perderse en ninguna tormenta. El amor no es un discurso, es acción. El discurso debe ser sostenido por el ejemplo. Un padre que estimula es un padre que ayuda a su hijo a navegar con independencia y felicidad hacia el futuro.”




Bibliografia consultada:
  •  Goldberg, Beatriz , revista psicología (+) positiva nro.16.
  • Doltó, Francoise. "Los retrasados no existen"

lunes, 22 de julio de 2013

DEFICIT DE ATENCIÓN

ADD: la importancia del diagnóstico

El “ADD” (attention-deficit disorder) son las siglas que se utilizan para denominar un trastorno que impacta directamente en el aprendizaje y rendimiento escolar de los niños y repercute tanto en la vida social como laboral en la vida adulta.

En los últimos años parece existir un sobre diagnóstico de dicho padecimiento, y la consecuente sobre medicación en niños y adolescentes de nuestro país y el mundo.

A continuación tendrán acceso a un material sumamente claro y crítico de esta afección, realizado por un profesional especializado en esta temática.

Es importante recordar que un diagnostico de este tipo es algo muy complejo, por lo que es importante una exploración muy exhaustiva para determinarlo. Espero que les resulte de utilidad tanto a los papás como a los profesionales que visitan esta página.



ADD: la importancia del diagnóstico
Dr Jaime TALLIS
Coordinador del equipo de “Aprendizaje y Desarrollo” en el Hospital General de Agudos “Dr Carlos Durand”.

"Todo lo que tenga que ver con conducta y aprendizaje es una parte muy significativa en la vida de los chicos. Vivir el fracaso escolar para los padres es muy problemático. Se trata de ver cuáles son las posibles maneras de poder solucionarlo, y esta cuestión de que aparezca un cuadro presuntamente neurológico que pueda ser controlado por una medicación, es una posibilidad bastante atractiva.
Por eso los padres tratan de ver si por este lado está el atajo.

Hay que ser MUY EXIGENTES en el DIAGNOSTICO de ADD (Déficit de atención)
No es sólo una consulta neuropediátrica. Es parte de un trabajo de equipo: pediatra, psicopedagogo y psicólogo. Esto permite que las miradas puedan confluir; si no, sería una visión dogmática.

El problema es sensible porque no hay un marcador que yo diga «hay que hacer un electro, una tomografía y ya está». Se está en el campo de las hipótesis: no hay ninguna certeza, por lo que no hay un método de diagnóstico de los que habitualmente uno usa en medicina.

Como neurólogo y neuropediatra descarto otros cuadros neurológicos o pediátricos que puedan confundirlo; hago un examen clínico exhaustivo y, si hay dudas, un electroencefalograma -no si hay duda de que sea un déficit de atención, porque para eso el electroencefalograma no va a servir-. Pero si supongo que algunas distracciones pueden ser una ausencia de tipo epiléptico, hago un electroencefalograma para descartar otras enfermedades neurológicas.

Es fundamental no equivocarse, no dejar pasar cuadros y tapar un síntoma, medicando.
Si no se sabe de dónde proviene, se tapa el problema, el síntoma, y a veces son cuadros severos, autistas o psicóticos, que empeoran con la medicación.

Esto implica hacer un buen interrogatorio, ponerse en contacto con los profesionales, porque el pediatra es quien interroga si duerme mal, si ronca de noche, si tiene dificultades respiratorias; porque si duerme mal, y al día siguiente el chico tiene un déficit de atención, es porque no ha hecho una buena oxigenación durante la noche. Implica también descartar cómo está la función tiroidea, ya que un chico con hipertiroidismo puede estar excitado, y esas son preguntas que hace el pediatra.

El psicólogo tiene que evaluar el contexto familiar porque las dificultades pueden estar generadas por situaciones familiares. Muchas veces hay que ver cuáles son las condiciones sociales en las que vive, pues a veces son efecto de la violencia, la violencia familiar. Tiene que mirar el cuaderno del chico, colocarlo en toda una situación de evaluación que tiene que ver con cómo circula la incorporación de la información en estos niños, evaluando memoria y atención, diagnóstico que hacen los psicopedagogos.


Este tema lo hemos revisado mucho, exhaustivamente. Hicimos un trabajo en el 2005, con un grupo del hospital con pacientes ya diagnosticados como Trastornos con Déficit de Atención y medicados como tal. De los 30 pacientes que llegaron de otros centros diagnosticados y medicados, nosotros revisamos los diagnósticos, y confirmamos que sólo 5 de los 30 pacientes, estaban correctamente diagnosticados: estamos hablando de un 80% de niños medicados con un diagnóstico equivocado.

No es que nosotros postulemos que no hay que medicar a los chicos. Se piensa que la medicación para el ADD es distinta que la medicación para un dolor de cabeza, y, en realidad, toda medicación tiene efectos beneficiosos y efectos colaterales: lo que uno hace es medir cuánto hay de beneficio y cuánto de riesgo.

Entonces, para que haya beneficio, el diagnóstico tiene que estar correctamente hecho. Si el diagnóstico es correcto los estimulantes mejoran la atención. Suelen reducir el nivel de excitación e hiperactividad que tienen los chicos. En general se trata de cuidar los efectos colaterales, para lo cual se trata de discontinuarla, no darla en forma permanente, darla unos meses, después interrumpir y ver si puede arrancar sin la medicación. Por supuesto no darla en período vacacional, porque la idea central es que la medicación no cura.



Es una medicación sintomática: se mejoran la inatención y la hiperactividad, pero las causas no son solucionables con la medicación. Insisto, la medicación mejora los síntomas, pero no cura las causas.

Es para estar mejor con los compañeros en el aula, para que puedan prestar mayor atención, para que no tengan estos conflictos con su grupo y, eventualmente, esperamos una maduración, a medida que van creciendo, madurando, mejorando, y el resto del equipo va trabajando las áreas donde los chicos tienen los conflictos.

El efecto adictivo de los estimulantes que usamos en el déficit de atención no es el mismo que el de los que usábamos hace veinte años. Antes se usaban anfetaminas, hoy reducidas a muy pocos países. Las anfetaminas sí tenían efectos adictivos muy importantes; los medicamentos actuales, no. En nuestro país se utiliza generalmente el metilfenidato, y también la atomoxetina.

Cuando uno medica simplemente para obtener un rendimiento sin un análisis total de la situación, hay una asociación de ingesta por rendimiento que puede trasladarse a otros órdenes de la vida, que lleva a una conducta de ingesta-resultado, que no es beneficioso.

Lo que veo preocupante es que antes consultaban cuando estaban en segundo o tercer grado pero ahora consultan a los tres o cuatro años. Es una cosa tremenda cómo está cambiando la mentalidad, porque pedirle rendimiento a un chico de tres o cuatro años me parece absurdo, me parece que nos estamos apresurando.

El chico que no fue diagnosticado en los primeros años de la primaria, es difícil que después presente este cuadro.
Primero, hay que tener en cuenta que siempre hay participación de los padres en la enfermedad de los hijos y que tienen que saber que un chico que tiene déficit de atención y es impulsivo, no lo está haciendo a propósito; lo hace porque verdaderamente no puede controlarse con sus impulsos. En segundo lugar, que los padres necesitan ayuda, una orientación acerca de cómo manejarse con el hijo, que no resulta con los retos ni pensando que se soluciona con la medicación.

A los docentes les digo lo mismo: antes de decir «andá al neurólogo a que te dé una pastilla porque vos necesitás algo», tienen que orientar a los padres para hacer una consulta: «su chico tiene dificultades, vea a un equipo para que lo puedan evaluar con un criterio de amplitud».

La importancia del diagnóstico es hacer un enfoque amplio del problema.

Fuente: www.psicoespejo.com.ar

lunes, 29 de abril de 2013

Niños con problemas de aprendizaje


¿Qué son los problemas de aprendizaje?

Los problemas de aprendizaje son muy frecuentes, y no tienen una misma causa de origen, ni una única forma de presentarse.
Así, un niño con problemas de aprendizaje puede tener mas dificultades en un área que en otra, o en todas por igual, puede mostrarse muy inquieto y no lograr la concentración necesaria para aprender, puede mostrarse desinteresado en las tareas, llorar ante cualquier actividad que implique cierto compromiso o en la que se sienta evaluado, puede resolver rápidamente todas las consignas dadas pero de manera equivocada, puede tener problemas para relacionarse con sus pares y esto repercutir en su aprendizaje, etc.
Cada una de estas presentaciones, tendrá a su vez una causa de origen diferente. Entre ellas: edad madurativa no acorde, problemas familiares, emocionales, de metodología, relacionados con la modalidad escolar o con modalidades familiares, dificultades sensoriales (baja vision/hipoacusia), etc.
Tampoco es correcta la asociación popular de que un niño con dificultades de aprendizaje es ¨ menos inteligente ¨ de hecho muchos  niños con problemas de aprendizaje tienen un nivel de inteligencia promedio o incluso superior al promedio.
      Muchas veces los Problemas de Aprendizaje se presentan como síntomas, como emergentes de otras situaciones conflictivas, traumáticas o inestables y al igual que otros síntomas no pueden solucionarse, mientras no se resuelva  la causa que los origina.
El trabajo psicopedagógico consistirá en encontrar la o las causas para poder trabajar sobre las soluciones posibles.

      Para ello es necesario tener una serie de entrevistas con los padres, con el niño, posiblemente también con los docentes y/o con otros profesionales que estén atendiendo al niño (por ejemplo: psicólogo o  fonoaudiólogo), y poder arribar a ciertas pautas diagnósticas para establecer las posibles causas del problema.
      Como ya dijimos, los problemas de aprendizaje no tienen una única característica, incluso una misma dificultad puede remitir a distintas causas. Pero existen algunas situaciones con las que padres y maestros deberían estar mas  atentos y sugerir o acudir a una consulta psicopedagógica para disipar dudas.
       También es conveniente advertir que estas situaciones deben ser tenidas en cuenta cuando se dan de manera sistemática, cuando se observan por un  periodo mas o menos extenso, cuando después de intentar por diferentes maneras no se logran revertir.
      Así , un niño que comienza su primer grado y en los primeros meses confunde algunas letras, sobre todo aquellas cuya forma o sonoridad son parecidas,  no es algo para preocuparse. Pero si esto no se revierte en un lapso de tiempo medio, si el niño no puede ir a un ritmo mas o menos acorde al de sus compañeros, es oportuno consultarlo. Cuanto mas rapida es la consulta, mas oportunidades de intervenir precozmente hay. Y de este modo evitar complicaciones mas difíciles de superar después.

jueves, 14 de marzo de 2013

Adaptación al jardín de infantes


El jardín de infantes es un espacio privilegiado para poder crecer, desplegar las capacidades y la personalidad de cada niño. En muchos casos es el primer gran encuentro en el que interactúan con otros niños de su edad y con otros adultos en circunstancias distintas a las de su hogar.

En general es bien aceptado por todos los actores: el niño, los docentes y los papás y aquí tiene mucho que ver como se fue introduciendo familiarmente el tema, que actitudes observa el niño en sus referentes más  significativos: sus padres.


¿Cómo vivencian ellos este momento?, ¿Lo toman con alegría y están bien dispuestos o este nuevo paso en la vida de su hijo es vivido como una “pérdida”? ¿Qué información le brindan al respecto?, ¿Es el primer hijo y ésta será la primera experiencia o ya han atravesado por ella con otros hijos?, ¿Es vivido con ansiedad y angustia o lo ven como algo positivo y enriquecedor?.

Es decir, si esto no es bien manejado en el seno mismo de la familia, este primer encuentro con esa realidad a veces muy distinta a la que el niño ha tenido hasta el momento,  puede ser fuerte y generar resistencias,  por parte del niño o de los mismos padres para que éste concurra o permanezca en el jardín.

Para ello se ha implementado el “período de adaptación” que permite ir avanzando paulatinamente en ese nuevo espacio-jardín. Adaptación que se dá en varios sentidos: para el niño, los padres, los docentes y los directivos.

miércoles, 6 de marzo de 2013

"Padres": Cómo colaborar con lo que aprenden en el jardín


Desde ya que tener un buen diálogo con la/las docentes es fundamental. Es importante poder tener una entrevista al inicio del año,  para conocerse y poder contarle desde su perspectiva de papás como es su hijo y también plantear todas sus dudas. Ese conocimiento es muy favorecedor y será la punta del ovillo en la colaboración mutua de la formación del niño. Normalmente las maestras tienen estipulada esa entrevista de antemano pero si eso no pasara, es importante que los papás la soliciten.
 
En cuanto a la participación en las actividades escolares, muchas veces es difícil que puedan asistir los dos papás juntos, por motivos laborales o de ocupaciones pero los niños valoran mucho esa participación, la esperan y se ponen  muy contentos cuando ven  a los padres en SU jardín. Es bueno conversarlo en familia y poder turnarse para que por lo menos uno de los dos pueda asistir. También pueden participar tíos, padrinos y abuelos.
También, que las actividades que trabajan en el colegio sean luego afianzadas en casa es algo muy positivo. Complementar algún tema proporcionándoles revistas, materiales, contándoles un cuento alusivo o viendo una película al respecto  es reforzar lo aprendido. Lo importante es no excederse. Acompañar es la palabra clave.

lunes, 4 de marzo de 2013

Qué Aprenden los nenes en el jardín?



Jardín de Infantes - ¿Qué Aprenden los chicos?

     El jardín les brinda la posibilidad de desarrollar sus potencialidades a través de experiencias lúdicas en un marco socioafectivo facilitador.

Se estimulan distintas  áreas: cognitiva, social, emocional, motora y comunicacional. Las maestras preparan actividades con anticipación para  ir poco a poco preparando el camino hacia aprendizajes posteriores más complejos.

Muchas veces escucho a los papas decir que “en el jardín los nenes no aprenden nada, van sólo a jugar” y aquí hay una gran confusión. La verdad es que se trata de  “aprender a  jugar” ya que es justamente a través del juego que pueden desarrollarse destrezas y habilidades.

Por ejemplo:

Capacidades físicas como: correr, treparse, medir la intensidad de los movimientos.

Habilidades sociales y comunicacionales: Esperar turnos, aprender a seguir reglas, hábitos de higiene, ayudar y cooperar, poder expresar necesidades y resolver conflictos a través del diálogo.

Se desarrolla  la capacidad intelectual: se aprende a comparar, contar, agrupar en categorías, se ejercita la memoria. En la última sala ya se van introduciendo en la lectoescritura. Además se despliega la creatividad y favorece la autoestima, entre otras tantas cosas.

Básicamente se trata de brindarles herramientas para que puedan desarrollar todo su potencial y favorecer su individualidad y autonomía.

lunes, 18 de febrero de 2013


Dificultades de Aprendizaje

Los problemas de aprendizaje son muy frecuentes y no tienen una misma causa de origen, ni una única forma de presentarse.


Un niño con problemas de aprendizaje puede tener más dificultades en un área que en otra, o en todas por igual, puede mostrarse muy inquieto y no lograr la concentración necesaria para aprender, puede mostrarse desinteresado en las tareas, llorar ante cualquier actividad que implique cierto compromiso o en la que se sienta evaluado, puede resolver rápidamente todas las consignas dadas pero de manera equivocada, puede tener problemas para relacionarse con sus pares y esto repercutir en su aprendizaje, etc.

Cada una de estas presentaciones, tendrá a su vez una/s causa/s de origen diferente.
Entre ellas: edad madurativa no acorde, problemas familiares, emocionales, de metodología, relacionados con la modalidad escolar o con modalidades familiares, dificultades sensoriales (baja visión/hipoacusia), etc.

Tampoco es correcta la asociación popular de que un niño con dificultades de aprendizaje es ¨ menos inteligente ¨ de hecho muchos  niños con problemas de aprendizaje tienen un nivel de inteligencia promedio o incluso superior al promedio.

Muchas veces los Problemas de Aprendizaje se presentan como síntomas, es decir,  como emergentes de otras situaciones conflictivas, traumáticas o inestables y al igual que otros síntomas no pueden solucionarse, mientras no se resuelva o se ponga de manifiesto  la causa que los origina.

El trabajo psicopedagógico consistirá en encontrar la o las causas para poder trabajar sobre las soluciones posibles.


viernes, 18 de mayo de 2012


PSICOPEDAGOGA

 ESPECIALIDADES:


  • Atención de las dificultades de aprendizaje en niños y adolescentes.
  • Dificultades específicas en lectoescritura y cálculo.
  • Dificultades en la organización y resolución de tareas escolares.
  • Problemas para mantener la atención, retener información (memoria).
  • Dificultades en el comportamiento escolar.
  • Orientación Vocacional
  • Adaptación escolar.
  • Orientación educativa.
  • Asesoramiento personalizado.

Lunes a Viernes  - 10 a 18 hs.

Tel: (0221) 15-501-0857  

  Solicitar entrevista previamente




martes, 16 de agosto de 2011