DATOS DE CONTACTO

Mi foto
La Plata, Buenos Aires, Argentina
Tel:(221) 501-0857 /470-2295 La Plata, Centro.

jueves, 8 de junio de 2017

Motivación y aprendizaje

Motivación y Aprendizaje
La motivación es lo que mueve a la persona en una dirección y con una finalidad determinada; es la disposición al esfuerzo mantenido por conseguir una meta. Constituye, por tanto, un factor que condiciona el aprendizaje.

La motivación, está relacionada con la capacidad del sujeto para encontrar satisfacción por el trabajo bien hecho, la superación personal, la autonomía y la libertad que da el conocimiento.  De este modo,  exige conocimiento sobre el riesgo que se corre en caso de fracasar en el intento  y  la satisfacción que supone la obtención del éxito.
También son importantes las expectativas que los adultos manifiestan hacia el individuo y las oportunidades de éxito que se le ofrezcan.  



Dos tipos de motivación

 Motivación intrínseca que hace referencia a que la meta que persigue el sujeto es la experiencia de la  competencia y autodeterminación que produce la realización misma de la tarea y no depende de recompensas externas. Es el caso del niño que aprende la lista de jugadores de un equipo de fútbol porque realmente le llama la atención, le motiva, significa algo para él, y lo hace sin pretender ninguna recompensa, la aprende porque sí.

Motivación extrínseca  estaría relacionada con la realización de la tarea para conseguir un premio o evitar un castigo. Como cuando un hijo ordena su habitación con el único fin de salir antes con los amigos y no porque realmente es necesario estar en un espacio ordenado porque resulta más cómodo. O como cuando hacen un recado para acercarse al quiosco y comprarse alguna golosina, etc.

Los sujetos con alta motivación persisten más en la tarea y por tanto es más probable que alcancen sus metas, hacen juicios independientes y se proponen retos sopesando cuidadosamente sus posibilidades de éxito, a su vez el propio éxito alcanzado refuerza la forma adecuada de afrontar las tareas.

En el ámbito familiar podemos llegar a citar tres aspectos que tienen una influencia destacada en la motivación escolar de los hijos como son:

1.    Su actitud ante el conocimiento y la escuela.
2.    El tipo de relación afectiva que establece con su hijo
3.    Las destrezas y habilidades que despliega para motivarle y ayudarle en el trabajo escolar.

 Por todo lo anterior es importante destacar que la educación no debe limitarse a transmitir conocimientos, sino que debe además ser capaz de transmitir valores y actitudes positivas hacia el aprendizaje y la actividad escolar en todas las edades.


Fuente: http://aranzazu5.blogspot.com.ar/2012/08/la-importancia-de-la-motivacion-en-el.html

miércoles, 3 de mayo de 2017

INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LOS NIÑOS

Educar en las emociones

Se dice que aquellas personas que saben manejar sus emociones tienen
Inteligencia emocional.

Los niños emocionalmente inteligentes se sienten más a gusto y disfrutan más la escuela. Además,  saben trabajar mejor en grupo y es mucho menos probable que tengan problemas de conducta.  

La mayoría de los padres está de acuerdo en cuanto a desear que sus hijos cuenten con estas destrezas. Pero lo que muchos no saben es que aprender a expresar las emociones y a controlarse comienza durante los primeros años de vida. En este período los padres pueden realmente hacer una diferencia.

Ponerse en “sintonía”
La manera en que los padres  pueden enseñarle a sus bebés a expresar las emociones es “sintonizándose” con ellos.  Identificando sus emociones, traduciendo lo que quieren expresar, pueden ayudar a fortalecer las conexiones cerebrales que producen dichas emociones.  
Para sintonizarse es preciso ser un buen observador.
A medida que observen a sus pequeños  pueden preguntarse a ustedes mismos:
• ¿Qué estará sintiendo mi bebé?
• ¿Cómo debo responder?
• ¿Cómo puedo dejarle saber que lo entiendo?



Estar sintonizados es actuar como un espejo en el que se refleja aquello que ustedes piensan que su bebé siente. Los siguientes son algunos ejemplos:

 Si su bebé les sonríe, ustedes pueden sonreírle, mover la cabeza, hablarle. ¿Por qué es esto
importante? Porque les enseña cómo relacionarse con otros y cuánto se les ama.

Si el bebe es sorprendido por un sonido súbito y llora, ustedes pueden abrazarlo y acariciarlo diciendo: “¡Qué ruido! No importa. No pasó nada”. Porque se les demuestra que no hay peligro y que ustedes comprenden como se siente.

Si el bebe se emociona al ver un perrito ustedes pueden expresar emoción también y decir: “Mira, ¡qué lindo el perrito!” Porque así se los estimula a explorar el mundo y se fortalece la sensación de alegría.

Si su bebe ve a alguien desconocido (conocido por ustedes) y grita asustado, ustedes pueden permanecer con su pequeño y tranquilizarlo presentándole a la persona. Porque les ayuda a confiar en los demás y a superar su temor a las personas desconocidas.


A medida que sus pequeños crezcan, ustedes podrán hablarles más sobre las emociones, de manera que aprendan las palabras que les permitan expresar lo que sienten. Aquellos niños que al sentir emociones intensas aprenden a usar las palabras, en lugar de sus “puños”, aprenden a controlarse porque aprenden a identificar lo que sienten y como hacérselo saber a los demás sin actuar impulsivamente.  

Los límites en los niños

Los límites en los niños



Actualmente vivimos un período de crisis con respecto a la autoridad de los padres. Hemos pasado de un modelo más autoritario a otro más permisivo, sin lograr la integración de ambos estilos educativos.
La reflexión debe girar en relación a poder posicionarse frente a los hijos como autoridad y figura adulta, que inspire no sólo respeto sino también seguridad para el niño.
Que el límite se ejerza desde el amor y no desde el autoritarismo, que es una forma de egoísmo y de no reconocimiento del otro.
Establecer límites es enseñar que no todo es posible. Las normas marcan pautas de comportamientos estableciendo lo que está permitido y lo que no, de esta manera se regula la conducta y nos permite la convivencia social.
En la primera etapa de la vida el niño es más receptivo y flexible para aprender y desarrollar capacidades que le permitan en el futuro controlar sus impulsos. Por eso, es importante trabajar desde la primera infancia para la interiorización de las normas y la tolerancia frente a la frustración.
Debemos buscar un equilibrio entre las experiencias de gratificación y de frustración.

Es importante aprender a diferenciar las necesidades de los caprichos. No es lo mismo responder al llanto de hambre o la necesidad de cariño que, por ejemplo, al deseo de comer golosinas todo el día.

  ¿Cómo se sentiría uno si va de noche por una carretera que no conoce, sin señalamiento, ni líneas pintadas en la calzada? Las normas siempre son delimitaciones del camino, son cercos que protegen, que dan seguridad”.

No existen recetas, sí herramientas:

·         §  Remarque lo positivo del límite, explique cuál es la función que tiene, no lo use como una amenaza: “levantá los juguetes o no vas al parque”…quizás funcione mejor: “levantá los juguetes así podemos ir al parque”.
·         §  Es necesario adoptar una postura coherente entre todos los adultos (mamá, papá, abuelos, tíos….). El Doble mensaje: Provoca desconcierto. Si mamá autoriza y papá no, se genera mucha confusión en el niño.
·         §  Cuando pensamos y definimos una norma, la misma deberá ser aplicada para todos por igual. Nosotros debemos ser los primeros en cumplirla. Por ejemplo: apaguemos el celular  si se lo exigimos a ellos.
·         §  Reconocer  que nos equivocamos, y decirlo. Le estaremos enseñando que todos podemos equivocarnos y que hay formas de reparar los vínculos si nos quedamos enojados.
·         §  La descarga verbal de gritos e insultos de adultos irritados frente a la demanda insistente del niño o adolescente, refleja debilidad frente a la situación e imposibilidad para pensar una respuesta.
·         §  Los niños y sobre todo los adolescentes, buscan desobedecer al adulto como una manera de cerciorase que el adulto le presta atención, y de la presencia y firmeza del límite. Por tal motivo es imprescindible sostener la norma a través del tiempo.
·         §  Enseñamos más con lo que hacemos que con lo que decimos.
·         §  Es importante desaprobar la conducta a corregir, y no al niño o adolescente. No es lo mismo decir “sos un desordenado”, que decir “tenés ropa sobre tu cama para ordenar”.
·         §  El sentimiento de culpabilidad no conduce a cambios de conducta positivos, sino a un ataque a la autoestima.
·         §  Podemos definir en cierta medida dónde, cuándo y cómo debe comportarse el niño o adolescente, pero nunca lo que debe sentir. Es importante ayudarlo a encontrar formas de expresar lo que siente.
·         §  Debemos referir a lo que esperamos de él y no ser autoreferentes. En vez de decir “a mi no me contestes así”( queda implícito que a los demás puede contestarle de cualquier manera), es preferible decir “así no se contesta”, o “es feo que te contesten así”
·         §  Se habla, se les recuerda que hay consecuencias si no se cumplen las normas. Pero debe hacerse desde la afectividad y el cariño.
·         §  Aceptar la frustración es un punto clave: No existe ni máquina, ni psicofármaco que desarrolle dicha capacidad.
·         §  Transgredir las reglas:  Puede ser una forma de decirles a los adultos que los ayuden, que les establezcan normas.

Recordar que es importante que Los límites puedan expresarse con:
Claridad. 
Brevedad.
Coherencia.
Flexibilidad.


lunes, 15 de febrero de 2016

ACTITUDES QUE INHIBEN LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS

ACTITUDES QUE INHIBEN LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS
por Teresa Amábile
Vigilancia. Significa influir sobre los niños haciéndoles sentir que están permanentemente observados mientras trabajan.

Valoración. Los niños deberían preocuparse principalmente por estar satisfechos del resultado alcanzado, y no concentrarse en el modo en el que son valorados por los otros, o en lo que pensarán de ellos sus compañeros.

Recompensas. Este error consiste en el excesivo uso de premios. Si se hace un uso excesivo de las recompensas, éstas privan al niño del placer intrínseco en la actividad creativa.

Competición. Significa poner a los niños en una situación en la cual o se gana o se pierde, y en la que sólo una persona puede llegar a la cima (aunque, no obstante, pueden ejercerse competiciones sanas que alimenten el espíritu de grupo).

• Presión. Consiste en crear expectativas grandiosas en torno a la capacidad de un niño.

• Excesivo control. Consiste en decir a los niños cómo deben hacer exactamente los deberes, cómo deben ayudar en casa e incluso cómo deben jugar. Esto induce a los niños a creer que cada originalidad es un error y que cada exploración una pérdida de tiempo.

• Limitar las opciones. Significa decir a los niños qué actividades deberían emprender, en lugar de dejarles que vayan solos donde les lleven la curiosidad y la pasión. Sería mucho mejor dejar que el niño elija aquello que le interesa, y después apoyarle mientras sigue sus inclinaciones.

martes, 10 de noviembre de 2015

Psicopedagoga La Plata







ATENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA

·         Dificultades específicas del aprendizaje 
·         Dificultades de atención y memoria
·         Dificultades en la planificación, organización y resolución de tareas escolares.
·         Problemas en la adaptación y conducta escolar.
·         Dificultades grafo motoras.
·         Asesoramiento personalizado en problemáticas relacionadas al proceso de enseñanza - aprendizaje.
·         Orientación clínica


Contacto: 
Psicopedagoga Karina Canullan
Telefonos: 221-5010857 / 4702295 de lunes a viernes de 10 a 18 hs.
E-mail: psicopedagogalaplata@gmail.com
Dias de atención: martes, jueves y sábados.

Consultorio: calle 45 nro. 907 (13/14)

miércoles, 23 de septiembre de 2015

miércoles, 13 de mayo de 2015

ESPECIALIDADES








Especialidades:
Atención de las dificultades de aprendizaje:
  • Dificultades específicas en cálculo y lectoescritura.
  • Problemas de atención y memoria.
  • Dificultades en la planificación, organización y resolución de actividades.
  • problemas de adpatación y conducta en el ámbito escolar.
Orientación vocacional:
  • Orientación y reorientación vocacional destinada a adolescentes y jóvenes en proceso de elección de una carrera u ocupación laboral.
Asesoramiento personalizado en problemáticas relacionadas al proceso de enseñanza - aprendizaje.

Psicopedagoga Karina Canullan
Contacto: 221-5010857 / 0221-4702295
de lunes a viernes de 10 a 20 hs.
Facebook: Psicopedagoga.Laplata